viernes, 8 de noviembre de 2013

Regreso



Y es que vueles a mí...
con tu olor de piel de ayer
con un nuevo amanecer
con tus manos llenitas de vida.

Y es que vueles a mí...
con ese rubor de durazno
con unas ganas encontradas
con un abrazo que no alcanza.

Y es que vueles a mí...
con el rocío de tu risa
con unos sueños que son sueños
y esa mirada esquiva, fiel.

Y es que vueles a mí...
envuelta de sabanas desnudas
a un bostezo de espalda al tiempo
y esa memoria que se fue
y me trajo de vuelta.

Autor: Nikolás Ramsu
Leído en: Comienzo boreal de una mañana. Fundación Editorial El Perro y la Rana.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;